Lecciones de la extinción del sapo dorado de Costa Rica

Hermoso bosque verde en la Reserva del Bosque Nuboso de Monteverde

Uno de los anfibios más famosos de Costa Rica ya no existe en el país. La extinción del sapo dorado, que alguna vez desempeñó un papel importante en la promoción del ecoturismo en América Central, ha inspirado la investigación científica en curso y los esfuerzos de conservación.

Los mejores Lodges de Bosque Nuboso
Precio

Sapo sumergido en pintura

El sapo dorado se encontró por primera vez en 1966, cuando fue descubierto por el famoso herpetólogo Jay Savage en los bosques tropicales de Monteverde, Costa Rica. Aunque eran bastante pequeños en tamaño, midiendo solo dos pulgadas de largo en la madurez, estas criaturas se destacaron de su entorno gracias a lo que se ha llamado su tono «Naranja dorado de día». Su color era tan brillante que cuando vio uno por primera vez, Savage pensó que el sapo dorado se parecía a un sapo diferente bañado en pintura esmaltada. Esta coloración brillante hizo de la especie un gran embajador para Costa Rica, y el sapo apareció con frecuencia en materiales promocionales que promocionaban la rica biodiversidad del país.

Declarados extintos

En el transcurso de las dos décadas siguientes a su descubrimiento, los sapos dorados prosperaron en una región de 12 millas cuadradas cerca de Monteverde. En el verano de 1987, los ecologistas registraron avistamientos de más de 1.500 sapos adultos en un lapso de tres meses. En dos años, sin embargo, la especie desapareció por completo, y no se ha visto ningún espécimen vivo desde el 15 de mayo de 1989. Después de años de búsqueda, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza declaró extinto al sapo dorado.

Posibles razones

La extinción del sapo dorado ha provocado un gran debate e investigación científica, ya que la desaparición repentina del animal se ve como el comienzo de una tendencia de disminución similar entre las poblaciones de otros anfibios. Los científicos han propuesto una serie de posibles razones para la pérdida del sapo dorado, incluido el calentamiento global, la infección por hongos, la contaminación del aire y las condiciones secas causadas por El Niño. La extinción de esta especie ha demostrado ser un valioso estudio de caso para aquellos que estudian otras ranas y sapos amenazados por el declive, dando al mundo científico una visión importante de la ecología detrás de los cambios en las poblaciones de anfibios.

Programas de cría

Esta información ha ayudado a muchos conservacionistas a lanzar nuevos esfuerzos para proteger de la extinción a las especies de ranas y sapo que quedan en el mundo. Los zoológicos de todo el mundo han lanzado programas de cría en cautividad para ayudar a proteger a los animales de las fluctuaciones rápidas en las condiciones naturales, dándoles la oportunidad de sobrevivir a algunas de las mismas amenazas que pueden haber matado al sapo dorado.

Hermoso bosque verde en la Reserva del Bosque Nuboso de Monteverde Uno de los anfibios más famosos de Costa Rica ya no existe en el país. La extinción del sapo dorado, que alguna vez desempeñó un papel importante en la promoción del ecoturismo en América Central, ha inspirado la investigación científica en curso y los…

Hermoso bosque verde en la Reserva del Bosque Nuboso de Monteverde Uno de los anfibios más famosos de Costa Rica ya no existe en el país. La extinción del sapo dorado, que alguna vez desempeñó un papel importante en la promoción del ecoturismo en América Central, ha inspirado la investigación científica en curso y los…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.